La poesía nació en la Antigua Grecia y llegó incluso a ser utilizada como instrumento político. Hoy es un arte cada vez más respetado que se usa en muchas áreas del conocimiento humano como la publicidad. Su éxito reside en su efectividad para expresar sentimientos y emociones, dejando espacio libre a la creatividad. Existen, incluso, investigaciones que demuestran que el uso del lenguaje poético se refleja también en la activación de circuitos cerebrales distintos de los que normalmente están involucrados en la comprensión cotidiana del lenguaje.

El uso de la poesía provoca una actividad cerebral mas sostenida en el tiempo y activa la región frontal izquierda de nuestro cerebro. Esto estimula nuestra creatividad, el mantenimiento de información y la resolución de problemas. ¿Cómo es esto posible? ¿Podría la poesía algún día ayudar a prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer?

Intentamos navegar de verso en verso y para ello tenemos abierta la Oficina de las Causas Perdidas, porque queremos inundar el mundo con poesía no convencional: un bar de poemas, poesía de barra, en soportes efímeros, poesía para niñas y niños, poesía twittera, en servilletas de papel, posavasos, manteles, poesía de urgencia, haikus, aforismos, caligramas, greguerías, diccionarios imposibles, antologías, poesía visual, grafitis, y cuantas historias nos emocionen, sean en verso o no.

También puedes seguir esta web: http://poetiza.me